Facebook
Twitter
Google Plus
LinkedIn
Forbes_es:

¿Es el dinero el gran igualador para las mujeres?

Core Business
Estrenado el nuevo año, no es difícil observar cuánto progreso hemos hecho como mujeres. Ya se trate de puestos de responsabilidad en el trabajo, el brillante desempeño de las atletas en los Juegos Olímpicos este verano, o que una mujer lidere las encuestas en la carrera por la Presidencia ...Hemos recorrido un largo camino, sin duda. Pero todavía no hemos alcanzado la cima, ¿verdad? Todavía no somos totalmente iguales a los hombres.
19 marzo 2017
Inés Díaz
Las primeras tres olas del feminismo han sido acerca de las mujeres que poseen su poder - derechos de voto, derechos reproductivos e inclusión en deportes, corporaciones y otros campos dominados por hombres - por lo que la intersección entre feminismo y finanzas parece inevitable.

A finales de los 80 Wall Street era el epítome del poder. No había Silicon Valley en aquellos días - la industria financiera era el lugar más emocionante para hacer tu marca y construir una carrera. Pero también un escenario predominantemente masculino, por lo que para una mujer introducirse en ese "club de hombres" era una dificultad añadida al hecho de progresar en su carrera.

Por entonces reinaba un sexismo descarado, pero también uno más insidioso, implícito -y discutiblemente más corrosivo- que sólo ahora está empezando a llamar la atención: que la industria de los servicios financieros ha hecho un trabajo mucho mejor para los hombres que para las mujeres.

Estudios sencillos de la época como la estimación del tiempo que un consejero financiero pasaba hablando con el esposo, y cuánto tiempo con la esposa, arrojaban sorprendentes resultados: los asesores masculinos generalmente informan sobre una división de 55/45, pero de hecho estaría más cerca de 90/10, con la mayoría de la atención enfocada en el hombre. Y lo más curioso - cuando estos maridos fallecieron, sus viudas dejarían a sus asesores financieros durante el próximo año a una tasa de aproximadamente el 70%.

Y actualmente, ¿qué aspecto tiene el sector de la inversión para una profesional mujer? Hay una marcada orientación masculina reforzada por los medios de comunicación que continúan vendiendo prejuicios sutiles alrededor de las mujeres: los hombres son mejores en matemáticas, invertir es para los hombres, las mujeres necesitan "más agarre" para invertir, las mujeres necesitan más educación financiera para invertir, las mujeres tienen "demasiada aversión al riesgo" para ser buenos inversores.

En las horas de investigación realizadas por la plataforma de inversión digital Ellevest para analizar el comportamiento de las mujeres de su plantilla, se ha descubierto que las ofertas de productos de las empresas tradicionales de inversión atraen más a los hombres, con un enfoque mayor en la inversión alta en lugar de en la preservación del capital. Además, las mujeres afirman que valoran lograr la tranquilidad financiera siete veces más de lo que valoran la acumulación de riqueza.

El resultado de toda la industria en su relación con las mujeres es una brecha de género que solo en EEUU puede costar a las mujeres miles, cientos de miles, y en algunos casos más de un millón de dólares durante sus vidas. Y porque el dinero es poder, cuando las mujeres se quedan al margen de la acumulación de riqueza, pierden opciones y oportunidades - la paz financiera que tanto valoran. Las mujeres pierden el poder de salir de malos matrimonios y los trabajos que las hacen infelices, y también renuncian a logros como montar sus propios negocios, comprar sus propias casas y jubilarse bien.

Por lo tanto, este es un área - una de los pocas que quedan - en la que todavía se acepta que los hombres son "simplemente mejores" que las mujeres. Si te aferras a la noción de que eso es cierto, ten en cuenta que cuando se complica el acceso a la inversión para las mujeres, como las 401 (k) s ofrecidas en el lugar de trabajo, estas invierten a una tasa más alta que los hombres. Y las mujeres también tienden a ser tan buenas o mejores inversionistas incluso que los hombres; sobre todo entre los inversores profesionales, como los gestores de fondos de cobertura y de fondos mutuos, o entre inversores individuales.

También vale la pena señalar que, al igual que tantos cambios impulsados por el feminismo, las mujeres que invierten más serían positivas para la economía. Dado que las mujeres controlan $ 5 trillones en activos invertibles solo en EEUU y si esa cantidad llegara a los mercados de valores, eso representaría $ 250 mil millones invertidos en los mercados de capitales. El capital que está disponible para financiar las compañías y su crecimiento.

Por otro lado, las mujeres que invierten más tendrían algunas maneras de cerrar la brecha de ahorro para la jubilación, ya que las mujeres viven varios años más que los hombres, pero se retiran con dos tercios del dinero que tienen ellos. La gran pregunta es si la resolución de nuestro "problema de dinero" nos llevará a una mayor posición de poder en las próximas décadas.
Forbes Radio