Facebook
Twitter
Google Plus
LinkedIn
Forbes_es:

La ciencia tras la locura del Fidget Spinner

Life
Aquí está la última sensación de juguete para niños y no tan niños: Fidget Spinner. Un pequeño aparato cuyo único cometido es girar entre los dedos de su poseedor y así, presumiblemente, aliviar el estrés. Algunas escuelas ya los han prohibido porque se han convertido en una distracción y cada vez más empleados de la generación millennial los utilizan en la oficina. Pero, ¿hay ciertamente una razón de peso para utilizarlo o se trata sólo de otra moda absurda?
18 junio 2017
Redacción
Se llama una ruleta fidget porque puede girar y te permite hacer lo que normalmente intentabas con el bolígrafo quizá sin mucho éxito. El juguete parece una cruz entre un ventilador de techo y la cabeza de una máquina de afeitar eléctrica de tres cabezas. Ya existen en la red numerosos vídeos, como el de Buzzfeed, que muestran cómo puedes ponerlo entre tus dedos y girarlo para mantener ocupadas tus manos.



Como podrás suponer, el fidget no es exactamente la más compleja de las invenciones, aunque hace un sonido de zumbido mientras gira y permite la abstracción del usuario, concentrado en hacerlo girar sin pausa. Así que el precio del fidget (10€ en Amazon, aunque hay webs donde puedes encontrarlo por 3€)) sobre otros objetos comunes tales como plumas, lápices, bolas y monedas probablemente no es debido a los costes masivos de investigación y de desarrollo. Sin embargo, algunos minoristas han hecho afirmaciones de que el fidget spinner tiene beneficios para la salud como aliviar el estrés, trastorno de estrés postraumático (PTSD), ansiedad y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Pero ¿cuán legítimas son estas afirmaciones?



La ciencia detrás de los beneficios potenciales de este aparato parece poco más que teórica, siendo la evidencia empírica limitada. Una de las teorías es que su uso puede ocupar partes de su cerebro que de otra manera distraerían al resto de su cerebro con pensamientos aleatorios. Imagine que su cerebro es una familia que necesita tomar una decisión importante. Si los niños pequeños de la familia no están ocupados con juguetes, pueden exigir demasiada atención e interferir en la toma de decisiones.

Roland Rotz y Sarah D. Wright explican cómo el Fidget puede evitar las distracciones que vienen de aburrimiento en su libro Fidget To Focus: Outwit Your Boredom: estrategias sensoriales para vivir con TDAH. El engaño puede impedir que su mente esté ocupada con pensamientos obsesivos e insalubres, como cuál es el significado de la vida, qué piensan los demás de usted, por qué no es más atractivo, por qué otros parecen tener más éxito en que usted, y un largo etcétera de banalidades que consumen grandes cantidades de energía a diario.



Otra hipótesis es que los movimientos del cuerpo son en realidad parte del proceso de pensamiento y expresión. Trate de escribir un correo electrónico largo, dar una charla TED, hablar en una cita o cantar una canción mientras permanece perfectamente quieto. Además de parecer espeluznante, estar tan inmóvil puede sentirse "antinatural". Por ejemplo, los estudios han demostrado que el movimiento físico puede de muchas maneras ayudar con actividades cognitivas tales como pensar y escribir cosas, recordar o memorizar. Por lo tanto, la inquietud podría realmente ayudarle a pensar y expresarse.

Una tercera posibilidad es que el Fidget sirve como un ritual. Los rituales pueden ofrecer una previsibilidad reconfortante, familiaridad y brindar una estructura que pueden estar relativamente ausentes en la vida real. Francesca Gino y Michael Norton describieron para Scientific American algunos de los beneficios de los rituales, incluyendo aportar calma y enfoquee. Los movimientos repetitivos tales como apretar una bola o golpear ligeramente su pluma pueden ser mini-rituales reconfortantes.
Forbes Radio